Emprendedores

La ayuda a los emprendedores noveles o empresas que decidan cambiar su estrategia u objeto de negocio, debe ser motivo de un seguimiento especial. El recurrente concepto de la “reinvención” implica una colaboración especial en esta nueva etapa de la vida empresarial, incierta y apasionante, que debe ofrecerse por profesionales especializados y con la necesaria objetividad en el estudio de los retos que el empresario se propone.

Los instrumentos de que dispone el asesor actual son variados y útiles en todos los campos de la actividad empresarial. Por ello, debe remarcarse con especial énfasis teórico-práctico la elaboración del plan de empresa (“business plan”) mediante el análisis de todas las áreas, según el objetivo marcado. Esta elaboración debe tener un seguimiento, con ideas propias y ajenas que apoyen el “plan”.

Si entramos en la visión de otros campos más específicos y que deben seguir a continuación, según la empresa se vaya desarrollando, nos encontramos con distintos planes sectoriales, como el estratégico, el marketing, las operaciones y procesos, los recursos humanos, el económico-financiero, etc. La aplicación de cada uno de ellos dependerá de las necesidades y evolución de la empresa en el futuro inmediato.

La figura del asesor profesional en esta etapa inicial de la empresa es quizás asimilable al “coach” o entrenador, debido a la importancia de la implicación y conocimiento del asesor en la nueva actividad a desarrollar, sin olvidar la preparación técnica, humanística y personalidad del nuevo emprendedor/a.